Vigilancia de los glaciares del Eiger

Reto

Cada año, aproximadamente un millón de turistas toman el tren de engranajes hasta Jungfraujoch para admirar las famosas cumbres del Eiger, Mönch y Jungfrau. En otoño de 2015, el laboratorio de hidráulica, hidrología y glaciología de ETH detectó grietas cerca de la terminal de un glaciar colgante encima de la estación Eigergletscher del Jungfrau railway, indicando que hasta 80’000 m³ de hielo podrían estar cerca de desprenderse. Los modelos utlizados en el Instituto de Investigación de la Nieve y las Avalanchas de Suiza sugirieron que la estación Eigergletscher podría sufrir daños si todo el volumen de hielo se derrumbara a la vez. Tradicionalmente empleaban medios de observación como cámaras, estaciones totales o GPS que no eran adecuados para esta tarea de vigilancia porque dependen de una buena visibilidad, sólo ofrecen mediciones por puntos y, en algunos casos, se requiere instalar equipos en la zona de la amenaza.

 

Solución

Geopraevent ha diseñado un sistema de advertencia y alarmas optimizado específicamente para la situación en el glaciar del Eiger.

Como un sistema de alerta puntual, un radar interferométrico en tierra continuamente mide las velocidades del flujo glaciar en todo el glaciar. Estos datos están disponibles en nuestro portal de datos en línea, permitiendo que los glaciólogos pronostiquen las avalanchas de hielo y que el personal responsable tome las medidas adecuadas como el cierre de una pista de esquí.

Para que el tren de engranajes opere con seguridad y para proteger la seguridad de un sitio en construcción cercano en caso de una avalancha de hielo, el sistema también incluye un componente de alarma. Además del radar interferométrico, el radar de avalanchas monitorea el glaciar las 24 horas y en todo tipo de condiciones climáticas. El sistema emite una alarma en el sitio de la construcción y detiene el tren si una avalancha de un cierto tamaño es detectada. Al darles un periodo de aviso de 35 – 45 segundos, tanto los trabajadores de la construcción y del tren pueden trasladarse al túnel donde estarán a salvo si se encuentran en la zona de la amenaza cuando se detecta la avalancha.

Combinando los radares de interferometría y de avalanchas, además de varias cámaras web y sistemas de alarmas y de alerta temprana se ofrece la máxima seguridad y la operación segura de la vía ferroviaria de Jungfrau, permitiendo que un millón de turistas disfruten la belleza de los glaciares de las montañas cada año.

 

El sistema de monitoreo funciona muy bien. El radar interferométrico pronostica varios desprendimientos glaciares con un par de días de anticipación. Gracias al radar de avalanchas podemos mantener nuestras operaciones de trenes porque el radar detiene nuestros trenes en un lugar seguro en caso de que haya un desprendimiento más grande.

Jürg Lauper

Director de infraestructura, Jungfraubahnen AG

Más información

Más proyectos de clientes.